Rescata a dos perros de ser sacrificados y los ficha como vocalistas en su banda

SUS TÉCNICAS VOCALES IBAN DESDE EL CLÁSICO LADRIDO HASTA GRUÑIDOS GUTURALES

Sí, estás en la sección “Parece del Metal Today”, lo que significa que este titular está basado en un hecho real. Es la historia de Caninus, un grupo de death metal/grindcore formado en los 90 y que, tras varios cambios de formación, se consolidó en 2001 como un grupo estrictamente vegano y pro-animalista.

Este grupo fue el proyecto paralelo del guitarrista Justin Brannan (más conocido por Most Precious Blood), quien rescató a dos hembras de la raza pitbull terrier, Budgie y Basil, de ser sacrificadas en una perrera. Pero no conforme con salvarlas, Brannan tenía aún más que ofrecerles, y en 2003 las incluyó como vocalistas principales de Caninus. Tal como reza en su página web: “Ha llegado la hora de permitir que los animales tengan realmente algo que decir”. De este modo Caninus quedaba conformado por cuatro humanos (dos guitarristas, un bajista y un baterista) y dos pitbulls terrier que se repartían el trabajo vocal entre fieros ladridos y gruñidos.

Aunque la banda no tocaba en directo por razones obvias, sí llegaron a editar material de estudio, siendo lo más destacable su único LP, “Now the Animals Have a Voice”, y un split con los conocidos Cattle Decapitation. El grupo fue disuelto en 2011 con la muerte de Basil, a la que se le diagnosticó un tumor cerebral y tuvo que ser sacrificada. Su compañera Budgie falleció a principios de 2016, pero el recuerdo de ambas y la protesta pro-animalista que enarbolaban sin saberlo mediante el grupo quedará vigente en sus canciones.

Noticias relacionadas